TERAPIA

DE PAREJA

A veces, me doy cuenta de la imagen frívola que se ha divulgado de la terapia de pareja, en diferentes medios. Conviene recordar, que la terapia de pareja, como todos los procesos terapéuticos, que tienen que ver, con el mundo de las relaciones, no tiene nada de superficial, si no de complejo y profundo. De hecho, es una de las terapias mas complejas que existen y por ello, precisa de un profesional con un alto grado de experiencia, conocimiento y pericia en psicología. No solo de las relaciones, si no de psicopatologíapsicología de la personalidad, etc…Pues un enfoque integral, requiere el abordaje de cada uno de los miembros, y de la relación misma, que conforman. Así, como de la reevaluación y nueva diagnosis, dentro de los diferentes momentos evolutivos.

Es un buen momento, para plantearse una terapia de pareja, siempre, que, dentro del marco de una relación, encontremos que hemos perdido el rumbo, que sufrimos porque algo que funcionó y fue adaptativo en el pasado, en este momento se volvió difícil y nuestros intentos por hacerlo funcionar, no resultan efectivos. Cuando queremos, darle una nueva oportunidad a una relación, de un modo auténticamente responsable. Siempre que existan circunstancias internas o externas que sentimos no saber gestionar. Cuando haya sucedido, algún evento, que por su gravedad, haga peligrar el correcto funcionamiento de la relación. Siempre, que nos encontremos, en una transición difícil dentro de la misma o qué entendamos que con el amor no nos está siendo suficiente, y a pesar de ello, sigamos teniendo nuestro interés en intentar que funcione. Cuando, los dos integrantes de la relación tienen visiones muy diferentes de lo que le sucede. O, cuando simplemente, descubrimos que la relación ya no funciona, a pesar, de no saber, hace cuánto tiempo su deriva se tornó negativa.

Pero, ni siquiera es necesario, que en el momento de acudir al psicólogo, estemos inmersos en una relación, pues todos tenemos una pareja o la hemos tenido, o hemos fracasado en el intento de mantenerla, o nos preguntamos porqué, a pesar de desear formar una relación, no lo logramos.

 

También, podemos encontrarnos ante las circunstancias de no conseguir relaciones satisfactorias, porque aún nos sentimos dañados por las secuelas de una relación que nos marcó o porque estamos atados a vínculos pasados. 

 

Como vemos, son muchas y variadas las circunstancias que pueden dar lugar a una terapia de pareja. Y, en ultima instancia, será el especialista quien, analizando el caso concreto, decida cuál es la mejor terapia a seguir.

© 2020 Sara Rico Solera Psicología. All rights reserved