PSICOTERAPIA

No es necesario saber qué es lo que nos pasa en concreto para acudir a terapia, pues en ocasiones no entendemos lo que nos sucede, incluso a veces tenemos una idea, y no obstante, no es esa, la causa de nuestro problema. A veces, lo único que sabemos, es que algo marcha mal, o que nuestro estado de ánimo, no  es bueno. En ocasiones es agotamiento, por no haber prestando atención y solución a problemas que surgían en su momento. Puede ser, que el problema venga de lejos o que  sea muy reciente, que nos hallamos acostumbrado a «vivir así» o que nos produzca vergüenza.

Es comprensible, no hay ninguna rareza en el hecho de que cuando estamos mal, sin ánimo, sin fuerza, con vergüenza, o con un grado de abandono significativo, la idea de sentarnos junto a alguien, sin saber cómo será ese momento, nos suponga un cierto nivel de angustia o rechazo, por temor, a que  nos pregunten, exploren o descubran. O simplemente, por miedo a sentirnos imperfectos.


Por principio, cualquier situación nueva, nos produce un cierto nivel de nerviosismo e inseguridad, tanto más cuando creemos que vamos a ser cuestionados, y es justamente esta idea, la que nos bloquea.

 

Te invito a que te desprendas de pensamientos e ideas que te aíslan, que te mantienen pensando que la mejor idea es dejarlo pasar, que harás el ridículo, o que pueden saberse cosas de ti que es mejor seguir escondiendo.

 

Desde este momento, te explico que la terapia se irá convirtiendo progresivamente, en tu lugar seguro, en un espacio confortable para ti, pues una de las necesidades básicas como humanos, es sabernos, de veras, comprendidos por alguien. Juntos, emprenderemos un viaje, cuyo proyecto es hacer de ti alguien mejorado.


Habrá muchos momentos divertidos, pues el humor es un elemento esencial en mis terapias, habrá aspectos más fáciles y otros más complejos, todo será en su adecuado momento. En definitiva, aunque conlleve trayectos difíciles, será el viaje más gratificante de tu vida, si en él, pones compromiso y confianza.

 

Nos vemos.

 

Sara Rico Solera

© 2020 Sara Rico Solera Psicología. All rights reserved