HABILIDADES

SOCIALES

Y ASERTIVIDAD

Si nos paramos a pensar, poco o nada nos enseñan sobre esta cuestión, que son las habilidades sociales y la asertividad. Cada uno aprende, de un modo diferente, y lo hace adoptando lo que era común en sus familias, o a la hora de enfrentarse, intervenir, intentar convivir o defenderse del entorno. Pero en verdad, el conocimiento común respecto a la asertividad, más concretamente, suele ser de precario a nulo. 

 

Hoy por hoy, al encontrarnos en una sociedad hiperconectada, es fácil que podamos aprender herramientas en distintos medios sobre habilidades sociales, y que estas nos abran paso a un desempeño mejorado en distintas áreas de nuestra vida, que a veces son muy útiles.

 

No sucede así con la asertividad. La asertividad no podemos aprenderla como aprenderíamos un idioma, o a tocar un instrumento. Para ello, como para otras cuestiones psicológicas no nos sirve el famoso  HUM «hágalo usted mismo». Puesto que el trabajo de la asertividad implica trabajar las propias percepciones, interpretaciones, emociones y patrones comportamentales, además de otros aspectos.

 

El trabajo de la asertividad, está incluido en todas y cada una de mis terapias, pues considero, que es el trabajo más necesario en la actualidad, y el que garantiza, mejores resultados, para la calidad de vida del individuo y su convivencia consigo mismo y con otros. Así mismo, porque existen muy pocos especialistas que sepan trabajar la asertividad de manera total, adecuada y profunda, sin quedarse en unas nociones que simplemente la persona no integra nunca. Y por tanto, tampoco le sirven.

 

En mi practica clínica, he visto los resultados más impresionantes al terminar terapias con sujetos con diversas patologías y diagnósticos que contaban con un pronostico muy negativo, y he sido testigo de evoluciones que no solo me llenan de orgullo, si no sobre todo, de la satisfacción humana de devolver a individuos al mundo, que saben respetar y respetarse adecuadamente. Pacientes que habían vagado de un especialista a otro, sin que nadie encontrara solución auténtica, a sus problemas.

© 2020 Sara Rico Solera Psicología. All rights reserved