TERAPIA

FAMILIAR

En la terapia de familia, hacemos un abordaje integro, desde sus miembros hasta el sistema al que da lugar la familia. Hemos de entender, que la familia siempre es un resultado que va más allá de la simple suma de sus partes.

 

En ocasiones, no podemos comprender el comportamiento de un individuo, sin verle como uno de los miembros que componen un sistema, no es posible abordar sus problemas de manera excluida. 

 

Necesitamos, ir más allá de nuestra visión individual y comprender, que el comportamiento de cada uno de los miembros, sus cogniciones y emociones  tiene un antecedente en los conflictos, en los patrones de interacción y en los roles y en las dinámicas familiares que le son propios. 

 

No querer asumir esta realidad, da lugar a uno de los mayores problemas que acontecen en la actualidad, dentro de la terapia infantil.  

 

Son un alto porcentaje, los padres, que advirtiendo problemas en los niños quieren llevarles a terapia, sin asumir un abordaje sistémico, sin incluirse, así mismos, como parte. Demandan, una terapia que tenga, solo en cuenta al niño, de manera independiente y desconectada, lo que además de ser inútil, es profundamente injusto y culpabilizador para el niño o el adolescente. 

 

A pesar, de que son numerosos los psicólogos que dan paso y lugar  a estas terapias, este hecho, no significa que todo lo que suceda sea bueno, ni sea ético. En la actualidad, nos encontramos con una gran demanda de  procesos psicoterapéuticos del niño, desde una perspectiva individual que  jamás deberían suceder, de esta manera.

Recuerdo, que mi metodología de trabajo se asienta en tres pilares: lo epistemológico, la experiencia y un acento contundente, en  la ética, muy necesaria en nuestros tiempo.

 

Asumimos, que un punto de partida, puede llevar a distintas conclusiones y hemos de estar abiertos y receptivos a ello, si queremos poner soluciones a los problemas familiares

Inclusive, aunque en apariencia, el sistema familiar parta de una visión compartida, de que el problema se encuentra en uno solo de sus miembros, el abordaje, para ser posible ha de ser sistémico.

© 2020 Sara Rico Solera Psicología. All rights reserved